Liga MX

NO MÁS JAGUAR

| mayo 7, 2017 8:55 am

Compártelo

Jaguares ha hecho lo que le tocaba. Victoria por 1-0 como visitante, sobre el Atlas. Pero en la banca del Estadio Jalisco, el técnico Sergio Bueno recibe, en tiempo de compensación, la fatídica noticia: en Monterrey, el Morelia ha marcado el agónico 2-1. Chiapas no es más un equipo de Primera División.

Jaine Barreiro se levanta, gana por arriba pero despeja al centro. En la orilla del área, Christian Bermúdez controla y se acomoda en un solo movimiento. Dispara de primera. Vuelo total a la pierna derecha. Empalma extraordinario. La bola viaja con un destino ineludible. El vuelo de Óscar Ustari, quien reaparece luego de dos meses de ausencia por una lesión, resulta espectacular, pero inútil . La pelota tiene una cita con las redes golazo del “Hobbit”, al ’10. Chiapas toma ventaja y sueña con la salvación.

Un partido de nervio permanente. Hay mucho en juego. Atlas ya tiene el boleto a la Liguilla, tras dos años de ausencia. Y los visitantes luchan por permanecer en Primera División. Tensión absoluta. Mano de Aquivaldo Mosquera, dentro del área. Clara. El árbitro Roberto García juzga que el centro de Martín Barragán era muy cercano y que no existe intención. Deja correr, al ’22.

Un hueco bien aprovechado. Bola profunda. Luis Leal queda solo frente al arquero. Controla y define. Óscar Ustari sale a tiempo. Tapa el disparo. Jaguares desperdicia la oportunidad de aumentar la ventaja. Los Zorros se salvan al ’29. La tensión permanece hasta el silbatazo que decreta el descanso.

Para la segunda parte, Jaguares con pleno conocimiento: en Monterrey, el Morelia está logrando lo impensado y tiene ventaja de 1-0, lo que condena a los chiapanecos. Pero si quiere tener una esperanza, aunque sea mínima, necesita mantener el resultado frente al Atlas.

Los rojinegros quieren mejorar en la tabla. Recién inicia el complemento. Desde la izquierda, Luis Reyes manda un centro perfecto. Martín Barragán queda sin marca. Salta. Conecta. El cabezazo deja a Moisés Muñoz fuera de la acción. El poste salva a Jaguares, al ‘46. Cuando se lucha por la salvación, también la suerte cuenta.

Compártelo