Fut Internacional

ISCO AL RESCATE

| abril 15, 2017 4:29 pm

Compártelo

El malagueño convirtió dos de los tres goles “merengues” para que los capitalinos continuaran firmes en la cima de la Liga de España tras 32 jornadas disputadas y todavía con un partido pendiente frente al Celta de Vigo.

Con la victoria, Real Madrid acumuló 75 unidades en el primer lugar, mientras que Sporting permaneció con 22 puntos en el lugar 18, metido en zona de descenso.

Un partido sufrido vivió el cuadro dirigido por el francés Zinedine Zidane, quien volvió a mostrar rotaciones en su once inicial pensando en la revancha de Champions contra Bayern Múnich y en el clásico contra Barcelona, ambos en el Santiago Bernabéu la próxima semana.

Sin la “BBC” compuesta por Karim Benzema, Gareth Bale y Cristiano Ronaldo, fue Isco el encargado de comandar la ofensiva del Real Madrid, más Álvaro Morata, Marco Asensio, Lucas Vázquez y el colombiano James Rodríguez.

El croata Duje Copa adelantó a los locales 1-0, al 14, en El Molinón para comenzar las preocupaciones en el cuadro blanco, que no paró de sufrir a lo largo del compromiso, incluso la derrota rondó en el mismo choque.

Pero Isco Alarcón apareció en el momento adecuado, su primer tanto valió para el 1-1, al 17, un golazo yéndose de dos marcadores dentro del área y con zurda dejó sin opciones al portero Pichu Cuéllar, quien con su vuelo hizo más espectacular el gol.

En el segundo lapso, el Sporting jamás bajó los brazos y sabía que con varias ausencias de su rival podía dar la sorpresa, aunado a que estaba urgido de puntos para mantener su esperanza de evitar el descenso.

El 2-1 para los de casa lo consiguió Mikel Vesga, al 50, para redondear un buen día con asistencia y anotación contra el líder de la temporada, pero el ritmo no lo aguantó el Sporting, que vio cómo se fue por la borda en el último suspiro a pesar de sus intentos de al menos sacar un punto.

Al minuto 59, Álvaro Morata volvió a responder como eje de ataque con el tanto del 2-2 y en el 90, Isco silenció El Molinón, que ya saboreaba el empate y firmó el 3-2, una historia en la parte final de un choque que ha repetido bastante el conjunto madridista.

Isco tomó el balón en los linderos del área, levantó la cabeza y con disparo raso pegado al poste derecho del portero guardó la pelota en el fondo de las redes en un tanto que puede valer una Liga.

Ahora el chip y las rotaciones deberán cambiar en el Real Madrid, que el martes recibirá con ventaja de 2-1 al Bayern en Champions y el domingo al Barcelona en busca de sentenciar el título liguero.

Compártelo